Fuente y Ocaña Mucho más que una rivalidad

El día que Ocaña le salvó la Vuelta a su rival Fuente


Iniciamos hoy una serie de historias sobre uno de los duelos más apasionantes de la historia del ciclismo.
Un choque de egos, que trajo como consecuencia la potenciación del ciclismo en España, gracias a sus continuos rifirrafes.

Historias pasionales, viscerales, épicas y corajudas, las tenemos de todos los colores, pero hoy empezaremos por el final, por la que a nuestro entender es la más representativa del carácter de estos dos genios del ciclismo.
Narramos las proezas de dos españoles nacidos en el 45 con apenas dos meses de diferencia. Ocaña se iniciaría en el profesionalismo en el 66, tres años antes que Fuente que arrancó en el 69.

Daremos un salto en la historia para situarnos en 1974.

Los años anteriores fueron batallas mutuas entre ellos y sobre todo contra el gran dominador de la época, Eddy Merckx. Con este rival, fue difícil arrancarle triunfos de sus afiladas garras, pero Tanto Ocaña como Fuente no se conformaron con triunfos parciales y meritorias etapas, y lograron la vuelta del 72 en el caso de Fuente y la vuelta del 70 y el tour del 73 en el caso de Ocaña. Tiempo tendremos a detallar estos éxitos. Solo remarcar que en el 73 durante el tour tuvieron varias grescas dentro y fuera de la carrera, que supuso cierta enemistad entre ellos y sobre todo entre sus equipos que se sintieron traicionados por las acciones de sus ciclistas.

Volviendo al 74, Inicialmente ninguno de los dos tenía pensado acudir. Ocaña finalmente se apunta con el objetivo de hacer las tres grandes, para usar la vuelta como preparatoria para el Giro y Tour, eso relegó al portugués Agostinho como segundo jefe de filas cuando todo estaba preparado para que él fuera el líder.
Algo Parecido ocurre con Fuente, no tenía previsto participar en la Vuelta, y a última hora, casi sin preparación, opta por apuntarse. El Kas contrariado porque tenían a Lasa como jefe de filas, no se atrevió a desdecir a un Fuente que no pensaba en el triunfo final y sí en ganar las etapas asturianas.
Todo transcurre con normalidad hasta la llegada a Madrid, donde hay una contrarreloj por equipos en el Jarama que gana bien el Kas, lo que mejora la posición de todos sus elementos, entre ellos Fuente.

Su sueño era llegar de amarillo a Asturias.

Ganó la etapa de los puertos en Madrid y el día siguiente fue segundo en una corta cronoescalada de 5 km en Ávila, con lo que consiguió el ‘maillot’ de líder.

Días después llega la León-Naranco. En el Pajares una niebla espesa les espera, Fuente, que conoce el recorrido al dedillo, se lanza en una bajada que supuso la caída de muchos de sus seguidores, llegando a Oviedo y al Naranco en solitario y protagonizando una de las anécdotas de su carrera, ya que entra en meta soltando y levantando se pierna izquierda.

Durante días la prensa criticaba la acción por la chulería que esta parecía, suponiendo que pretendía aparentar que ganaba con una sola pierna, cuando la realidad era que Fuente homenajea a su médico, que el año anterior le había operado de varices.

Por su parte Ocaña con una fuerte bronquitis, llegó a duras penas a meta, lastrando a Perurena y Linares que le marcaban y esperaban su reacción al ataque de Fuente. Durante el ascenso, Ocaña sufre numerosos insultos de los asturianos por su mala imagen en Asturias, fruto de los encontronazos con Fuente el año anterior en el Tour. Fuente, en Meta y en la prensa del día siguiente, criticaba dicha acción pidiendo que al día siguiente camino de Cangas de Onís no se repitiera.

Pero el ambiente seguía tenso. Ocaña al día siguiente atacó en el Fito cuando a Fuente se le salió la cadena. Fuente le alcanzó y en la bajada se fue tras Agostinho, que ganó la etapa. Ocaña quedaba quinto, a 3:26, pero Agostinho era ahora la amenaza, porque la Vuelta terminaba con una contrarreloj, lo que le favorecía.

El gran zafarrancho llegaría en la penúltima etapa,

En ella, se temía el enfado de los aficionados vascos contra Fuente, por el trato del Kas hacia Lasa.
Fuente tenía encaminado el triunfo y solo Agostinho podía suponer un riesgo, pero al ver saltar a Ocaña no pudo evitar seguirle.

La subida a Elgueta fue un codo a codo Ocaña-Fuente, pero fue en la bajada cuando se enredaron y cayeron. Fuente llevó la peor parte, con fuertes cortes en la cara. Ocaña lejos de aprovechar la caída, paró un poco más adelante, volvió sobre sus pasos y ayudó a Fuente a incorporarse a la carrera.

El grupo de Lasa y Agostinho ya le había pasado, y podía estar en riesgo la vuelta. Cuando subió Arrate, el gentío, preparado para insultarle, cambió su actitud al ver al asturiano con la cara totalmente ensangrentada, persiguiendo heroico a sus rivales.
En meta solo pierde 6 segundo con el portugués. Este tiempo fue muy significativo, Agostinho que se quedaba a 2,36 en la general, al día siguiente ganaría la contrarreloj en San Sebastián, aventajando en 2,24 a Fuente que finalmente se hizo con la vuelta por tan solo 12 segundos.
Por lo tanto la acción de Ocaña, el enconado rival de Fuente supuso que el asturiano pudiera hacerse con la Vuelta a España 1974.
Fue tan pareja su vida que incluso los dos tuvieron muertes prematuras. Pero eso es otra historia.

deporteASTUR

tu opinión nos importa déjanos tus comentarios

A %d blogueros les gusta esto: